martes, 31 de marzo de 2009

Educación por Valores: La Brújula del Cambio

El mundo en el que vivimos se esta sumergiendo en una profunda crisis. Para la descripción habitual es solo una crisis económica. Pero hay un mas allá de ese síntoma observable. La situación se alcanza a partir de un conjunto de decisiones que priorizan unas cosa y dejan de lado otras. Decisiones soportadas, conciente o inconscientemente en valores. Una mínima reflexión nos indica que algo ocurre con las escalas de valores, ya que estas decisiones afectan negativamente a las personas.

Suficiente razón para pensar en un futuro distinto, para trabajar en el campo educativo con base en valores.

La visión institucional de ORT es “educar para la vida”. Es la indicación del destino final de las acciones de la institución. Se nos revela a la entrada de cualquier sede, debajo del logo. Es idea, discurso y acción para aquellos que formamos parte del proyecto.
Su misión es brindar a la sociedad un proyecto educativo que integre los conceptos de excelencia, masividad e innovación, mediante una formación que comprenda las dimensiones ética, humanística, físico-deportiva, científica y tecnológica, con el propósito de desarrollar el potencial de sus alumnos para acceder a los estudios superiores y al mundo del trabajo. Y realizar esta tarea, de manera abierta, independiente y pluralista.

Así, “Educar para la vida” va mas allá de transferir contenidos o desarrollar competencias, experteces o conocimiento conceptual e instrumental. Es pensar en términos de valores. La vida es la resultante de un conjunto de elecciones, de decisiones. Se decide que hacer, que no hacer, como responder, a que no responder, para que hacer, y porque. Todas las decisiones expresan valores y están sostenidas en los mismos.

Las decisiones tomadas en el marco institucional marcan rumbo, generan un modelo a seguir. Del mismo modo, es nuestra tarea, que las decisiones demandadas en el transcurso de las materias a los alumnos pongan el acento en esos mismos valores.

De acuerdo a Dolan, existen dos tipos de valores distintos: valores instrumentales y valores finales. Los valores instrumentales son aquellos que nos permiten mediante su aplicación en la cotidianeidad de las decisiones, ir configurando, construyendo el objetivo: aquello que se ansia o se busca como estado de cosas definitivo, lo que las personas quieren alcanzar porque es lo que verdaderamente les importa. Son estos valores el camino para alcanzar los valores finales.
La mayoría de las veces, los valores finales, están claros. Son aquellos que se buscan alcanzar; como por ejemplo la felicidad, la salud, el bienestar, la independencia, el conocimiento. Otras, no tanto, en particular en las etapas de la vida cargadas de crisis y cambios, tal como ocurre en la adolescencia.

Ciertamente se pueden transitar muchos caminos para llegar al objetivo y se llega con una carga valorativa diferente. Un ejemplo en el campo de lo indeseable es que se puede lograr la felicidad o la salud a expensas de la salud de los otros, o simplemente sin tenerlos en cuenta.

El conocimiento, el otro, el trabajo en equipo y la solidaridad son valores primordiales en nuestra noción y nuestra tarea. Provienen de lo profundo de nuestra concepción religiosa y tienen tradición histórica. Los primeros son valores finales, los segundos, valores instrumentales.

En la materia Ciencia Tecnología y Sociedad la exigencia de trabajo es muy intensa. La lógica habitual es la respuesta individual, la aprehendida en experiencias eficaces, aun cuando medie un grupo para la resolución de la tarea. Con todas las posibilidades, incluso con mucha orientación, no son muchos los que logran, en principio, integrarse efectivamente y alinearse en un equipo para alcanzar el objetivo. El paradigma oculto es el del salvavidas individual.

Pichon Riviere denomina esta situación como obstáculo epistemofílico. Refiere así a las dificultades internas personales, nacidas de la conformación histórica del propio mundo interno.

A su vez, el contexto actual, que podríamos caracterizar como posmoderno, induce y promueve el individualismo y la laxitud en los lazos interpersonales. Esto funciona como un obstáculo para el proceso, como una dificultad para realizar un pasaje de un estado a otro.

Gastón Bachelard plantea en su libro “La formación del espíritu científico” las dificultades que se presentan en la producción de nuevos conceptos científicos. A estas dificultades las llama: obstáculos epistemológicos. Se originan en la naturaleza contradictoria, resistencial del proceso de incorporación de un nuevo objeto de conocimiento. Máxime cuando estos conocimientos están vinculados la experiencia cotidiana de vida (como es Internet en la vida de los actuales adolescentes), nutrida de componentes emocionales, en uso de leyes generales precientíficas de pura base empírica.

La tarea en la materia profundiza un trabajo que viene realizándose desde los primeros años de cursada. La respuesta metodológica tiene que ver con el diseño de prácticas que inevitablemente condicionen el alcance del logro mediante la puesta en juego de los valores instrumentales arriba mencionados. El procedimiento hace a la esencia de lo aprehendido. Trasciende las fronteras del conocimiento instrumental y se sitúa en orden a un fin último de mayor dimensión y valor. El “como” cobra relevancia y se pone a la altura del “que”.

El proceso tiene que ver con entender, comprender (apropiarse), aportar, integrar e integrarse, y abrevar de ese “fondo común de inversiones”

Entender como la posibilidad de tomar los productos de la comunicación escrita, al tiempo que escribir para que otros también lo hagan, partiendo de bibliografía tradicional.

Aportar significa en términos concretos enriquecer un Producto Básico de Estudio (PBE) (PBE: Material perteneciente a la Bibliografía Obligatoria de la materia) con aportes provenientes de otras fuentes (impresas y de Internet). Ello obliga tanto a investigar como a repasar en forma permanente los aportes realizados por otros para evitar duplicaciones y redundancias. También es entendido como correr los límites de las fuentes aprendizaje a otras originalmente impensadas.

Esta tarea de enriquecimiento, se plantea en forma individual pero su resultado impacta en el colectivo. Dadas las diferentes estrategias individuales de indagación, se pone de manifiesto la creatividad logrando un resultado que supera la adición.

Comprender, como factor necesario para aportar ejemplos y analizar casos y, para lograr tanto el producto final como el desarrollo de temas transversales. Como el factor que permite la internalización de los contenidos, a partir de las prácticas individuales y colectivas, lineales y recurrentes.

La particular dinámica del proceso recupera el valor del otro como necesario, diría que como imprescindible, para ver más allá, para superar obstáculos y para integrar sinérgicamente los conocimientos, los saberes, los pensamientos.

Necesitar del otro para enriquecerse y enriquecer al otro con los aportes propios. Descubrir en el trabajo cooperativo la profundidad del saber y el camino para alcanzar el conocimiento. Pasar del trabajo solitario al solidario. Descubrir que los caminos individuales son más acotados y no permiten alcanzar resultados exitosos. Es así como el otro pasa a convertirse en un valor ineludible.

Esta espiral creciente de conocimientos tiene como norte incuestionable los valores. El proceso se desarrolla así, como una verdadera brújula del cambio.

Prof. Lic. Carlos M Tauil

Bibliografia Consultada
  • DE BACHELARD, G.: El nuevo espíritu científico. P.U.F, 1963.
  • GARCIA SALVADOR, DOLAN SHIMON, FARRELL PERE DURAN, SOLER CEFERÍ. Direcccion por Valores. Editorial McGraw-Hill/Interamericana. Espana 1997
  • PICHON RIVIERE E: El proceso grupal .Del Psicoanálisis a la Psicología Social. A la psiquiatría, una nueva problemática...Ed. Nueva visión 1979
  • PICHON RIVIERE, E. y PAMPLIEGA, A. Psicología de la vida cotidiana. Nueva Visión, 1983.
Valoraremos sus comentarios sobre el texto. Por favor ingrese su nombre, país de origen y, si gusta, un mail de contacto.
Muchas Gracias!!
Carlos M Tauil

7 comentarios:

Ayelen dijo...

(Ayelen Ruiz)
Las redes de hoy en día, que cada vez nos llevan a ir mejorando nuestro aprendizaje y nuestra forma de comunicarnos, permiten observar como es que la información que una persona aporta puede enriquecerse con la que aporta alguien más. “Descubrir en el trabajo cooperativo la profundidad del saber y el camino para alcanzar el conocimiento”, esta es la frase citada en el articulo y en cual yo pondría especial énfasis. Un ejemplo de esto son las clases de Rubén, profesor de dos de las especialidades de gestión en ORT. Ya el primer día él dejo en claro a sus alumnos que deberían realizar trabajos en grupo pero no con “el amigo” de banco sino con cualquier alumno que el escogiese dentro de la división. Utilizó la frase “En la vida hay de todo y no siempre se puede elegir”. Desde que los alumnos comenzaron a trabajar en grupos para realizar informes sobre ciertos artículos, estos fueron aprendiendo un poco mas, no solo porque el informe requería integrar conceptos leídos del libro “El nuevo juego de los negocios”, sino porque tenían que ir aprendiendo a trabajar con la persona que estaba sentada al lado.
También al principio del texto se menciona el ámbito educativo y comparto la opinión con respecto al mismo. ORT realmente permite tener la mayor cantidad de armas al momento de tomar una decisión. De cierta forma te enseña a cuestionar ciertos temas y permite que cada alumno cree su propia opinión y postura ante determinados acontecimientos que fueron y siguen sucediendo. Incluso me parece importante mencionar que todos los años ORT organiza un modelo de ONU, en el cual los alumnos 4 año de todas las especialidades forman grupos y se les asigna un país.
Se les da a los mismos un tiempo para que averigüen la situación de el país y la postura frente a determinados temas. Finalmente cada grupo prepara un discurso para ser leído frente al resto de los representantes de los otros países. Independientemente de lo que cada alumno piense del país que les toco, se les enseña a ponerse en el lugar del otro, a poder expresar la postura sobre determinado tema a través de un discurso y sobre todo se les enseña a pensar. Tal como se menciona en el articulo al decir que la visión institucional de ORT es “educar para la vida”.

eli dijo...

Todo tiene un hilo conductor; el que mas sabe mas da, el que menos, pregunta. la vida del ser humano está llena de paradas y es en su pre- adolescencia y adolescencia (lo que adolesce, falta y duda, donde se tiene que confirmar y definir situaciones y sus futuros promisorios.
La escuela tiene el deber de la sabiduría y por lo tanto esa educación va al TODO. Como el universo está compaginado por una serie de puntos, estos en algun momento se tienen que unir. Para la formación, considero como deber la ética, la valoración de principios y por ende uno de los caminos a lograrlo es, reitero, la escuela.
Es difícil en un país individualista como la Argentina y falta de moral y ética y la poca satisfaccion a la educación, encuadrar al grupo para compartir, pertenecer y aprender la toma de conocimiento.
Considero que ORT da un paso importante donde la sociabilidad y la libertad de pensamiento, es primordial para comprender el trabajo de GRUPO. Pero siempre partimos del individualismo, la competencia y la creación que es donde se forjan caracteres. A ello hay que sumarle la comunicación para encausar la generalidad.
Sostengo que individualmente somos creadores, pero esas ideas hay que exponerlas y es esa la llave que interconecta el sistema. Todo camino individual, debe estar alimentado por lo social, lo solidario y el esfuerzo compartido.
Para terminar, considero que el saber, da lugar; las crisis,oporunidades y la masividad, la realidad.
Pues, es muy difícil tener y no ser, dado que lo que tengo hoy lo puedo perder mañana pero lo que soy por saber: conciencia, deber social y solidaridad, me da las bases concientes de que he aprendido.

Eduardo Koifman ( padre de Elizabeth Koifman)

Chu dijo...

Del autoabastecimiento al intercambio

En esta oportunidad aprovecho para relacionar los contenidos de la economía con los de la enseñanza en ORT.
Nos dimos cuenta, a través de los años, el autoabastecimiento es ineficiente no solo porque no vivimos solos, sino porque necesitamos uno del otro.
Al principio el autoabastecimiento nos obligaba a obtener todo lo que necesitamos por nosotros mismo limitándonos a lo que sabemos y tenemos. Luego de la era feudal surge el intercambio que nos permitió especializarnos, debido a que cada individuo posee capacidades, recursos y habilidades distintas, creando gremios. Lo que nos permitió crecer como sociedad.
Creo que ORT apunta a eso, a crecer enriqueciéndonos del uno del otro a través del compartir.
Por eso me parece esencial este valor, además me gustaría resaltar que la sociedad va creciendo conjuntamente, es decir que por ejemplo en este caso la economía y la enseñanza van de la mano.

Michelle Kesselman

Andres Szmetan dijo...

Andres Szmetan

Me parece que la frase "educar para la vida" no coincide con lo que dice el articulo sobre el tema de que en la vida se toman decisiones. El colegio no te enseña a que decisiones son buenas o malas, porque en general eso es subjetivo. Me parece que la frase tiene mas que ver con enseñar para, al salir del colegio y que empiece tu vida laboral y universitario, saber que hacer luego. Saber en donde pueden aprovecharse de tu ingenuidad, como trabajar mejor en equipo o individualmente, etc

Andre dijo...

“La visión institucional de ORT es educar para la vida. Es la indicación del destino final de las acciones de la institución”.
Como sabemos, la educación no es la simple acumulación de conocimientos, ya sean teóricos o prácticos. La educación consiste en una serie de teorías llevadas a la practica y una vez involucrados en la practica educativa, quedamos también comprometidos con la practica del conocimiento. Se concreta al aprender a elegir en cada situación y en cada momento el mejor modo de actuar entre todos los modos posibles, y al asumir responsablemente las consecuencias de estas decisiones de tal modo que los demás no se vean perjudicados.
Educar en la responsabilidad, en el trabajo, en la discreción, en la solidaridad, etc.

También creo que al hablar de obstáculos epistemológicos se deberían mencionar tanto la curiosidad espontánea (que es la que nos impulsa a preguntar) como la epistemológica (la cual cuestiona a la verdad científica y su relación con el mundo) ya que estas son una forma de aprendizaje. Cuanto más se ejerce la capacidad de aprender, mas se constituye la curiosidad epistemológica.

Andrea Horsch

jessi dijo...

Los valores no se alinean como un conjunto de elementos, ellos constituyen un sistema. Existen unos valores que son más importantes que otros, son más necesarios; estos están en dependencia del contexto histórico en que se desarrolle el sujeto. Es así que es fundamental entender que en esta etapa que estamos viviendo y con un contexto bastante difícil se necesita del saber del otro, del conocimiento del prójimo, de la solidaridad, para así poder contribuir a lograr un conocimiento que nos servirá para la toma de muchas decisiones y que esto hará depender los resultados de los objetivos que nos planteemos.
Esto esta muy relacionado con uno de los links de 2009 que trata sobre la paradoja de “la sociedad del conocimiento” haciéndonos entender que el conocimiento ya no es valorado como antes sino lo que verdaderamente importa es la sabiduría y para esto es importante crear una inteligencia colectiva (sabiduría de una multitud), y acá volvemos a lo que anteriormente mencioné sobre los valores de la solidaridad y del compartir el conocimiento con el otro, ya que compartir sabiduría no implica perdida de conocimiento, y nos permite hacer mas rico el resultado.

Jessica Tailleur

Mauro Giangarelli dijo...

Ante todo quiero expresar que estoy realmente satisfecho por el hecho de que mis hijos hayan elegido ORT como ambito de estudio.
Este articulo me demuestra una vez mas lo acertado de dicha decision.
Los adolescentes de hoy en dia se estan formando en ambitos sociales donde el individualismo y la falta de solidaridad son una constante.
Comparto plenamente el concepto de la educacion como algo muy superior a la mera transmision de conocimiento.
Transmitir conocimientos me parece muy importante, pero transmitir VALORES me parece IMPRESCINDIBLE.
Si bien somo los padres los RESPONSABLES de este proceso, es la institucion donde nuestros hijos se educan, el lugar donde conviven y se relacionan ( con pares y educadores) en forma permanente y donde se ponen en juego los VALORES a los que hacemos referencia.
La convivencia NOS ENRIQUECE, NOS NUTRE y NOS AYUDA A CRECER COMO PERSONAS.
El RESPETO, la TOLERANCIA ante las diferencias y el INTERCAMBIO de conocimientos e ideas son los pilares para este proceso.
Entiendo que RECONOCIENDOSE como INDIVIDUOS SOCIALES es que nuestros hijos se van a desarrollar como personas.
El rol de los padres y educadores, como GUIAS en ese proceso, lo entiendo fundamental.
Me permito citar una frase:
"Uno ENSEÑA lo que SABE Y TRANSMITE lo que HACE"

Javier ( Papa de Mauro)